Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra.

Lunes, 09 de julio de 2012   |  Número 58
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS DEL BANCO DE TEJIDOS DE LA FUNDACIÓN CIEN
Alberto Rábano: “Un cerebro bien clasificado y estudiado es una joya”
El director del BT-CIEN hace un llamamiento a los neurólogos para que se conviertan en generadores regulares de donaciones

Sandra Melgarejo / Imagen: Pablo Eguizábal
El Banco de Tejidos (BT) de la Fundación CIEN (Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas) ha celebrado una jornada de puertas abiertas dirigida a donantes y asociaciones de pacientes, una ocasión que Alberto Rábano, neuropatólogo y director del BT-CIEN, ha aprovechado para hacer también un llamamiento a los profesionales sanitarios: “Sabemos que en la consulta no es tan fácil invitar a la donación, pero sí se puede trasladar la información”. En concreto, Rábano ha señalado a Publicación Médica de Neurología que “hay muchos neurólogos que trabajan con el banco y que son generadores regulares de donaciones. Son neurólogos que investigan y que, gracias al informe que se realiza en el banco, conocen el diagnóstico final”.

Alberto Rábano detalla la importancia de la donación de
cerebros para investigadores, neurólogos y afectados.

El director del BT-CIEN ha recordado que de una donación, además de la obtención de tejido para investigar, “se obtiene información muy valiosa para la familia, especialmente cuando está en cuestión una posible enfermedad genética, y para el neurólogo, porque finalmente puede obtener el diagnóstico de un caso que a lo mejor ha estudiado durante muchos años sin tener certeza de lo que es”. “Un cerebro bien clasificado y estudiado es una joya”, ha afirmado.

El banco tiene 167 cerebros donados desde el año 2007, de los que 57 han sido donados en 2011, lo que representa un incremento del 30 por ciento respecto a 2010. Durante el primer semestre de 2012 se han registrado 40 donaciones, lo que predice un incremento sostenido en los próximos años. “La donación para trasplantes en España es imparable y la donación para investigación está siguiendo la misma estela”, ha asegurado Rábano. No obstante, ha destacado la importancia de que aumenten las donaciones para avanzar en el conocimiento de las enfermedades neurodegenerativas.

Pablo Martínez, neurólogo y director científico de la Unidad de Investigación Proyecto Alzheimer de la Fundación CIEN, ha indicado que “tener un material de estudio como el cerebro humano es imprescindible para progresar en investigación, para fijar diagnósticos definitivos y para estudiar sobre el propio tejido el efecto de las enfermedades y de las terapias. Es un verdadero tesoro”.

Nuestro país está todavía lejos de alcanzar el número de donaciones que se realizan en Gran Bretaña, con 15 bancos cerebros organizados en una red del Medical Research Council, o en los países del norte de Europa, pero supera las de otros países del sur de Europa donde existen escasos bancos de cerebros. En este sentido, el BT-CIEN se está convirtiendo en “un referente en España con un número de donaciones cada vez mayor”, ha recalcado Mª Ángeles Pérez, directora gerente de la Fundación CIEN.

Pablo Martínez, Alberto Rábano, Laura Fernández, Mª Ángeles Pérez, Norberto Malpica, María Ascensión Zea y María Llorens-Martín.

El funcionamiento del banco se basa en las donaciones realizadas por las personas inscritas en el programa de donación y dispone de tres ámbitos de actuación: los donantes externos registrados en el banco (547 al cierre del ejercicio 2011), los donantes integrados en el programa de donación del Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía (el BT-CIEN está situado en el centro), y los estudios procedentes de consultas de otros biobancos y centros sanitarios. Laura Fernández, directora del Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía, ha subrayado que la colaboración entre el banco y el centro es “muy especial” y que les permite contar con “unos medios técnicos y humanos privilegiados”.

El BT-CIEN da cobertura a toda la península, pero aproximadamente el 63 por ciento de las donaciones proceden de la Comunidad de Madrid, el 23 por ciento de la Región de Murcia y el 14 por ciento restante se reparte entre el resto de comunidades españolas que no disponen de un banco de tejidos neurológicos propio. Por tipo de patología, el 54 por ciento de las donaciones son de enfermedad de Alzheimer, en torno a un 10 por ciento de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), aproximadamente el nuevo por ciento a demencia frontotemporal y un siete por ciento a enfermedad de Parkinson o demencia con cuerpos de Lewy. Rábano ha incidido en la dificultad para obtener cerebros con párkinson, a pesar de que es la segunda patología neurodegenerativa con mayor prevalencia después del alzheimer.

El banco tiene 167 cerebros donados desde el año 2007, 57en 2011, lo que representa un incremento del 30 por ciento respecto a 2010. En el primer semestre de 2012 se han donado 40.

El banco no se centra solo en la investigación propia sino que es una fuente de muestras de tejido cerebral para otras organizaciones. De hecho, una treintena de instituciones españolas, universidades y centros de investigación, e instituciones de Australia, Alemania, Estados Unidos y Noruega reciben muestras de tejidos del BT-CIEN.

Regeneración neuronal

Gracias a las donaciones de tejido cerebral se ha podido estudiar el hipocampo de pacientes sanos y de pacientes con enfermedad de Alzheimer, y se ha descubierto la capacidad regeneradora que tiene el cerebro. “Existen ciertas regiones del cerebro, como el hipocampo, capaces de incorporar nuevas neuronas. Aunque esta capacidad disminuye con la edad, se mantiene durante toda la vida”, ha explicado María Llorens-Martín, investigadora del Departamento de Neurobiología Molecular del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC). Este grupo de investigación estudia cómo potenciar la regeneración del cerebro dañado en modelos animales y cerebros sanos y enfermos. “La pieza más importante en la donación de muestras humanas. Sin ello, nada tendría sentido”, ha afirmado Llorens-Martín.

Otra forma de participar en la investigación

La Fundación CIEN también ofrece la oportunidad de colaborar en la investigación del alzheimer a personas de entre 70 y 85 años con plenas facultades mentales y residentes en Madrid, a través del Proyecto Vallecas, un programa científico a cinco años que trata de “encontrar factores predictores de la enfermedad de Alzheimer que permitan un diagnóstico preciso y temprano”, ha explicado María Ascensión Zea, de la Unidad de Investigación del Proyecto Alzheimer de la Fundación CIEN.

Para ello, los voluntarios son evaluados una vez al año durante cinco años mediante exploración neurológica, neuropsicológica y resonancia magnética. “Toda esta información se combina para obtener marcadores que permitan ver el estado de la enfermedad”, ha comentado Norberto Malpica, ingeniero del Departamento de Neuroimagen del proyecto.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com