Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra.

Lunes, 30 de abril de 2012   |  Número 53
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
RECLUTARÁ A 3.000 VOLUNTARIOS
El Reino Unido pone en marcha el mayor ensayo clínico del mundo sobre párkinson
El objetivo es entender las claves de la evolución para diseñar tratamientos que frenen o reviertan la enfermedad

Redacción. Madrid
El Reino Unido ha hecho un llamamiento para reclutar 3.000 voluntarios que sufran párkinson y que estén interesados en participar en el mayor ensayo clínico del mundo sobre esta enfermedad, en un nuevo intento por entender su funcionamiento. Para participar en este ensayo, denominado Tracking Parkinson, los voluntarios deben haber recibido el diagnóstico en los últimos tres años y debían tener menos de 50 años en el momento en que se les confirmó la enfermedad.

Intentarán identificar los biomarcadores del párkinson.

La investigación cuenta con un presupuesto de 1,9 millones de euros a cargo de la asociación Parkinson UK, e incluirá también a los hermanos y hermanas de los voluntarios. En ella participarán, durante cinco años, alrededor de veinticinco centros del Reino Unido, aunque la cifra puede aumentar hasta los cuarenta.

El objetivo es “encontrar las razones que expliquen las diferentes formas en las que el párkinson afecta a personas distintas y por qué la enfermedad avanza muy rápido en algunos pacientes mientras que en otros no”, detalla Donald Grosset, principal investigador del estudio. Con este estudio, los investigadores esperan entender las claves de su evolución, con las que diseñar nuevos tratamientos para “frenar el progreso de la enfermedad y, finalmente, revertirla”, añade Grosset.

Para ello, intentarán identificar los biomarcadores del párkinson, que hasta ahora han resultado “muy escurridizos” para los investigadores. “Las investigaciones pasadas no han abarcado a una muestra de pacientes suficientemente grande y porque es necesario monitorizar su evolución durante un período largo de tiempo”, indica Grosset. Estos biomarcadores ayudarían a su vez a desarrollar pruebas diagnósticas más sencillas, como análisis de sangre, para detectar la enfermedad en una fase más temprana.

En los últimos años, explica el investigador, los estudios han abarcado una muestra más amplia de pacientes, hasta unos pocos centenares, pero esta es la primera vez que se aspira a estudiar a 3.000 personas. Según Grasset, encontrar una cura para el párkinson es como “construir un rompecabezas gigante”, en el que aún faltan muchas piezas. “Tristemente estamos muy lejos aún de encontrar una cura. Solo cuando entendamos por qué la enfermedad progresa como lo hace, podremos avanzar en la búsqueda de una cura para el párkinson”, comenta el investigador.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com