Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra.

Lunes, 06 de febrero de 2012   |  Número 47
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
El 65 POR CIENTO DE ELLOS TIENE UN ALTO RIESGO DE SUFRIR UN ICTUS
El seis por ciento de los pacientes que acuden a Primaria padecen fibrilación auricular
Existe una infrautilización del tratamiento anticoagulante en las personas con esta patología que son asistidas en centros de salud

Redacción. Madrid
Aunque el 6,1 por ciento de las personas que acuden a centros de Atención Primaria tienen fibrilación auricular, existe una alarmante infrautilización del tratamiento con anticoagulantes orales. Además, cabe recordar que el 65 por ciento de los pacientes con fibrilación auricular tiene un alto riesgo de sufrir un ictus.

La prevalencia de fibrilación auricular
aumenta con la edad.

Así lo demuestra el estudio ‘Caracterización y evaluación de los pacientes con fibrilación auricular atendidos en consultas de Atención Primaria’ (Val-FAAP), elaborado por el Grupo de Atención Primaria de la sección de Cardiología Clínica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y publicado en la última edición de Revista Española de Cardiología.

El estudio epidemiológico, descriptivo y transversal de ámbito nacional, ha incluido a 119.526 pacientes y a 836 investigadores y se ha dividido en dos fases. La primera fase ha cuantificado el número de pacientes que asisten a los centros de Primaria y a los que se les diagnostica fibrilación auricular. La segunda fase ha evaluado las características clínicas de los pacientes que ya contaban con un historial clínico previo de la enfermedad.

Tras analizar a los 3.306 pacientes que han formado parte de la segunda fase, los investigadores han podido constatar, además de que la fibrilación auricular es muy frecuente entre los pacientes que acuden a Primaria, que el 92 por ciento de los pacientes tenían antecedentes de hipertensión arterial, el 70 por ciento hipercolesterolemia, el 53,7 por ciento sedentarismo, el 21 por ciento sufría además de insuficiencia cardiaca y otro 21 por ciento, de cardiopatía isquémica. Igualmente, más de la mitad de pacientes con fibrilación auricular tenían hipertrofia ventricular izquierda.

Otro hecho que destacan los investigadores ha sido constatar que la prevalencia de fibrilación auricular aumenta considerablemente con la edad. Así, el porcentaje de personas de 62 años que padecen esta enfermedad es del siete por ciento, mientras que las que la sufren cuando ya han rebasado los 80 años es del 18 por ciento. “Este dato no hace sino corroborar, todavía más, la importancia que tiene controlar los factores de riesgo de la aparición de fibrilación auricular, ya que debido al progresivo envejecimiento de la población, los datos de prevalencia de esta enfermedad aumentarán de forma preocupante en los próximos años”, afirma Vivencio Barrios, coordinador del estudio y miembro del grupo de Atención Primaria de la Sección de Cardiología Clínica de la SEC.

Uno de los aspectos más interesantes y novedosos del estudio es la evaluación del perfil clínico de los pacientes en que la fibrilación auricular evolucionó a fibrilación auricular permanente, en comparación con el perfil de los pacientes en los que no ocurrió. Así, los dos tipos de fibrilación auricular más frecuentes en el momento del diagnóstico fueron la fibrilación auricular permanente (45,3 por ciento) y la fibrilación auricular de reciente diagnóstico (24,8 por ciento). En la mayoría de los pacientes con fibrilación auricular de reciente diagnóstico, ésta evolucionó a fibrilación auricular permanente (57,4 por ciento). “Según nuestros resultados, los factores que se asocian con la fibrilación auricular permanente son la edad avanzada, la presencia de una valvulopatía o de una enfermedad cardiovascular o renal. Para disminuir el riesgo de aparición de fibrilación permanente, probablemente es importante tratar enérgicamente los diversos factores de riesgo y enfermedades cardiovasculares asociadas a la fibrilación auricular desde las fases iniciales”, explica Barrios.

Finalmente, lo que más ha llamado la atención de los investigadores ha sido averiguar que los pacientes que acuden a Atención Primaria con diagnóstico de fibrilación auricular no siempre están bien tratados. “Nuestros resultados han demostrado que la mayoría de pacientes tenían una clara indicación de anticoagulantes orales, pero prácticamente un tercio de estos pacientes no estaba anticoagulado. Además, casi la mitad de pacientes con bajo riesgo de ictus, en los que no está indicada la anticoagulación, sí que estaban tomado este tipo de medicación”, constata Barrios.

“Estos resultados no sólo indican la necesidad de controlar los factores de riesgo, especialmente la hipertensión, sino que también parece necesario mejorar la formación de los médicos de Atención Primaria acerca de las indicaciones adecuadas de la anticoagulación en pacientes con fibrilación auricular”, concluye Barrios.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com