Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 35
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
ENCUENTRO ‘UN DÍA MÁS: COGNICIÓN, CONDUCTA Y EMOCIÓN’
Las emociones tienen que formar parte de la práctica clínica
Los neurólogos recuerdan la importancia de empatizar y respetar la autonomía del paciente, y abordar los trastornos de la conducta y neuropsiquiátricos

Sandra Melgarejo / Imagen: Miguel A. Escobar
Más de 200 neurólogos han reflexionado sobre la importancia de la emoción y la empatía con el paciente en el encuentro ‘Un día más: cognición, conducta y emoción’, organizado por Lundbeck en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En esta jornada, aprendizaje y emociones han ido de la mano con el objetivo de calar en el profesional y acompañarle en el ejercicio de su práctica clínica con los afectados de alzheimer y párkinson.

Javier Pagonabarraga, Pablo Martínez-Lage, Jesús Porta-Etessam y Ricard Ruiz, escritor y periodista literario.

Javier Pagonabarraga, neurólogo del Hospital Sant Pau de Barcelona, ha recordado a los asistentes la necesidad de prestar atención a los trastornos de la conducta en las enfermedades neurodegenerativas, dado que son los síntomas que “tienen un mayor impacto en las actividades cotidianas y en la calidad de vida” de los pacientes. Pagonabarraga ha incidido en la importancia de preguntar a los afectados y a sus familiares sobre estas conductas patológicas para poder diagnosticarlas y manejarlas. “Si entendemos bien la conducta, entenderemos mejor qué fármaco hay que dar al paciente”, ha afirmado. Así, trastornos como la falta de empatía y de atención a las emociones, la conducta impulsiva, la dificultad para inhibir programas mentales preconscientes y la apatía, entre otros, guardan relación con las alteraciones que producen las enfermedades neurodegenerativas en regiones del cerebro como la córtex prefrontal o la amígdala.

Por otro lado, Pablo Martínez-Lage, neurólogo de la Fundación CITA-Alzheimer San Sebastian, ha presentado una encuesta realizada a 500 médicos europeos, un centenar de ellos españoles, que revela que la mitad piensa que la enfermedad de Alzheimer está infradiagnosticada. Según los encuestados, esto se debe a que los pacientes van tarde a la consulta, a que los médicos no tienen experiencia en las fases iniciales del alzheimer, a que hay incertidumbre en el diagnóstico y a que los médicos no están cómodos dando malas noticias.

En este sentido, Martínez-Lage ha animado a los neurólogos a que hablen de la enfermedad con los pacientes y a que respeten su autonomía. “Si el paciente quiere respuestas, tiene que recibirlas cuando es capaz de comprenderlas. Hay que informarle de qué recursos dispone y dejarle decidir cómo quiere tratarse”, ha señalado. Martínez-Lage ha añadido que, aunque la mayoría de los facultativos piensan que la noticia del diagnóstico de alzheimer tiene efectos “devastadores” para el paciente, uno de cada cuatro afectados no lo ve así.

El encuentro, en el que han participado científicos y escritores, ha incluido diferentes expresiones artísticas con el eje central de la enfermedad neurodegenerativa.

Los trastornos neuropsiquiátricos y el futuro de las enfermedades neurodegenerativas

“Los síntomas neuropsiquiátricos generan más ansiedad a la familia que los fallos cognitivos y son una importante carga para el cuidador, siendo una de las razones principales para la institucionalización”, ha comentado Jesús Porta-Etessam, neurólogo del Hospital Clínico de Madrid. Para reconocer estos trastornos y tratarlos, Porta-Etessam ha recomendado hacer una evaluación detallada de todos los síntomas, intervenir en el ambiente del paciente y recurrir a fármacos. “Somos de los médicos que más podemos tratar a los pacientes”, ha asegurado.

Con respecto al futuro del tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, Martínez-Lage ha indicado que lo primero es “llevar a las consultas lo que ya han descubierto las investigaciones, como el diagnóstico temprano, que permite volver a investigar fármacos que antes habían fracasado”. Además, ha comentado que se debe investigar en “nuevos métodos diagnósticos más baratos y menos agresivos” y en “definir el riesgo antes de que aparezcan los primeros síntomas”.

En la misma línea, Porta-Etessam ha señalado que “el futuro es investigar la etiopatogenia y las dianas moleculares” y que “teniendo más tiempo en las consultas y mejores centros, ya mejoraría la atención a los pacientes”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com