Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra.

Lunes, 12 de noviembre de 2012   |  Número 64
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
SEGÚN DATOS DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NEUROLOGÍA
Se diagnostican 10 casos nuevos de tumores cerebrales al día en España
El Grupo de Neurooncología de la SEN presentará en la Reunión Anual el primer estudio español sobre el manejo glioblastoma

Redacción. Madrid
Durante la primera semana de noviembre se ha conmemorado la Semana Internacional de los Tumores Cerebrales, una enfermedad que aglutina a más de 120 tipos de tumores del sistema nervioso y de la que cada día se diagnostican unos 10 nuevos casos en España, más de 3.000 nuevos casos al año, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Supone, además, el dos por ciento del total de cánceres detectados en adultos y entre el 15 y el 20 por ciento de los diagnosticados en niños, lo que lo convierte, durante la edad pediátrica, en el segundo tipo de cáncer más detectado después de la leucemia.

Francesc Graus Ribas.

En España, las tasas de incidencia de los tumores del sistema nervioso central oscilan entre el seis y el nueve por ciento en hombres y entre el cinco y el siete por ciento en mujeres. No obstante, en los últimos años, se ha observado un incremento en el número de pacientes por año debido, principalmente, a la mejora de las técnicas de imagen, que ha permitido perfeccionar su diagnóstico, y al progresivo envejecimiento de la población, ya que la edad de aparición de los tumores cerebrales presenta un pico en la edad pediátrica, pero también un aumento progresivo con la edad en adultos, hasta alcanzar su máximo de incidencia entre la sexta y la séptima década de la vida.

“Haber conseguido avanzar en el diagnóstico por imagen y en el tratamiento con cirugía, quimioterapia y radioterapia nos ha permitido que las tasas de curación y de supervivencia también hayan evolucionado de forma muy favorable. Algunos tipos de tumores llegan a tener una tasa de curación de más del 90 por ciento”, comenta Francesc Graus Ribas, coordinador del Grupo de Estudio de Neurooncología de la SEN. “Pero, además, no hay que olvidar que el objetivo del tratamiento de los tumores cerebrales no sólo busca el control de la enfermedad, sino intentar conseguir que los pacientes puedan obtener mejor calidad de vida posible controlando adecuadamente los síntomas. Es bastante frecuente que los pacientes con tumores cerebrales presenten múltiples síntomas neurológicos y complicaciones sistémicas que deben ser tratadas y reconocidas de forma adecuada”, añade.

Aunque los síntomas son muy diversos, debido a la variedad de tipos de tumores cerebrales, los signos más frecuentes son: déficit neurológico (68 por ciento) muchas veces asociado a dificultades cognitivas, cefaleas (54 por ciento), crisis convulsivas (26 por ciento), cambios conductuales, nauseas, vómitos, ataxia o dismetría, pero también fatiga, depresión o ansiedad.

A pesar de la variedad de tipos de tumores cerebrales, los gliomas son los más frecuentes (aproximadamente suponen entre el 40 y 50 por ciento de los tumores primarios) seguidos de los meningiomas (20 por ciento), los adenomas hipofisiarios (diez por ciento), los neurinomas (siete por ciento), meduloblastomas (tres por ciento) y los carneofaringinomas (2,5 por ciento). “Sin embargo esta incidencia varía cuando los tumores se dan en niños. En la edad pediátrica los medulobastomas, y los gliomas de tronco y cerebelo son los más frecuentes”, explica Graus Ribas.

“Actualmente la comunidad científica, sanitaria y asistencial se enfrenta a dos retos: investigación y tratamiento. En el campo de la investigación sería clave identificar los mecanismos de proliferación celular y las causas que los producen porque, aunque algunas investigaciones los relacionan con factores genéticos, traumatismos o a exposiciones a radiación o sustancias químicas, lo cierto es que, hoy por hoy, su origen sigue siendo desconocido en la mayoría de los casos”, indica.

“En el tratamiento también tenemos varios frentes, aunque los principales serían: conseguir ofrecer tratamientos específicos para interferir con estos mecanismos de proliferación celular y mejorar el manejo de los pacientes una vez que han sido diagnosticados, ofreciendo servicios integrados y multidisciplinarios”, sostiene Graus Ribas. En este sentido, el Grupo de Estudio de Neurooncología de la SEN presentará a finales de noviembre, en la próxima Reunión Anual de la SEN, el primer estudio que se realiza en nuestro país sobre el manejo glioblastoma, el tipo de glioma más maligno. El estudio, en el que han participado 19 hospitales, analiza el manejo de 834 pacientes con glioblastoma y permitirá identificar los puntos débiles en el manejo de esta enfermedad que se deberían modificar en el futuro.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com