Publicaciones científicas

resultados del mayor estudio sobre esta cefalea en España

La prevalencia de la migraña presenta variaciones geográficas significativas


Nuevas investigaciones tratan de detectar los factores asociados para poder intervenir sobre ellos

Redacción. Madrid
La migraña es un importante problema de salud pública en todo el mundo. De hecho, afecta a entre el 11 y el 13 por ciento de la población adulta en los países occidentales. Dicha patología es más prevalente durante los años más productivos de la vida laboral de las personas, con mayor porcentaje en las mujeres, y afecta muy negativamente en la calidad de vida de quien la sufre.

En España, se estima que, de los casi 30 millones de personas de entre 18 y 65 años, el 12,6 por ciento puede padecer migraña, según los criterios de migraña probable de la International Headache Disorders. Esto supone más de 3,5 millones de migrañosos. Este es uno de los principales datos que se extrae de la Encuesta PALM, realizada entre abril y julio de 2006, cuyas conclusiones se han publicado en la prestigiosa revista Cephalalgia, publicación oficial de la International Headache Society.

JPEG - 72.6 KB
Jorge Matías-Guiu.

Este artículo sobre el estudio PALM, el mayor que se ha llevado a cabo en España sobre este tipo de cefalea, está firmado por los neurólogos españoles Jorge Matías-Guiu, Jesús Porta-Etessam, Valentín Mateos, Samuel Díaz-Insa, Arturo López-Gil y Cristina Fernández, en nombre del Comité Científico del Plan de Acción en la Lucha contra la Migraña (PALM).

El Programa PALM tiene el objetivo de abordar y mejorar la problemática de la migraña en España, implicando a neurólogos, médicos de Atención Primaria, especialistas en Medicina del Trabajo, de Urgencias, farmacéuticos, pacientes, Administración, instituciones y la industria farmacéutica.

La encuesta está basada en una muestra de 70.692 entrevistas, de las cuales, se realizaron 5.668 contactos válidos. Esta encuesta supuso una importante aproximación al conocimiento de la situación actual de la migraña en España, su prevalencia e influencia en la vida laboral, así como los tratamientos más utilizados, grado de información del paciente sobre la patología, etc.

Según explica Jorge Matías-Guiu, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y uno de los coordinadores del estudio, “el trabajo publicado en Cephalalgia es ofrece un mapa de la frecuencia de la migraña en España que, prácticamente, no existe en otros países y, según los expertos que lo han analizado, se trata de un estudio epidemiológico muy completo”.

Canarias, la comunidad con más afectados

Las cifras de prevalencia muestran variaciones geográficas significativas. De este modo, mientras que Navarra presenta la incidencia más baja, ya que un 7,6 por ciento de los encuestados reconoció padecer un episodio de migraña en el último año, Canarias tiene la cifra más alta, con un 18 por ciento. Por otro lado, el estudio muestra que la prevalencia en mujeres es un 2,15 por ciento mayor que en hombres, y las cifras más altas en ambos sexos se encontraron en el rango de edad de 30 a 39 años.

Matías-Guiu afirma que “el dato más destacado del estudio PALM es el que hace referencia a la frecuencia de migrañosos en nuestro país, el 12 por ciento de la población. Sin embargo, los datos más interesantes son las diferencias regionales, las cuales han dado lugar a otros estudios que el grupo PALM ha emprendido para poder explicarlas. Esto nos permitirá detectar factores asociados a la frecuencia de la migraña y puede conducir a intervenir sobre ellos”.

Para los pacientes encuestados, la migraña tiene un fuerte impacto en su calidad de vida, puesto que interfiere tanto en su ámbito social como laboral, familiar y personal. Así, al 38 por ciento de los pacientes les obliga a dejar de trabajar o a abandonar la tarea que estaban realizando en ese momento para acostarse cuando están sufriendo una crisis. Se estima que, de media, se pierden 3,9 días de trabajo al año en el caso de los hombres, y 8,3 en el de las mujeres, bien por absentismo, o bien por baja productividad.

En opinión de Matías-Guiu, “este estudio reflejó la falta de información sobre la patología por parte de los pacientes migrañosos y del resto de la población. Por ello, el mayor reto de esta enfermedad sigue siendo que el paciente conozca su dolencia. En este sentido, aunque la investigación terapéutica es clave, tratar de reducir la frecuencia al conocer factores precipitantes puede resultar más importante y este es uno de los ámbitos de trabajo del programa PALM”.

“Así, dicho programa ha abierto el camino a otras iniciativas, donde la industria farmacéutica colabora con expertos técnicamente interesados en responder preguntas científicas sobre las enfermedades de una forma seria y coordinada. Por ello, PALM ha representado no sólo la vía para la obtención de información relevante, sino la creación de un grupo de investigación y una iniciativa de éxito”, ha añadido.

JPEG - 57.7 KB
Elena Ruiz de la Torre.

Una enfermedad muy discapacitante

Para Elena Ruiz de la Torre, presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea (Aepac), “los datos del Estudio PALM vienen a refrendar lo que desde nuestra Asociación venimos transmitiendo desde el principio: la migraña es una enfermedad muy discapacitante que afecta a varios millones de españoles en el plano laboral y personal. Por eso queremos que la administración reconozca los derechos laborales del paciente migrañoso”.

“Siempre hay un principio para todo y, gracias a este estudio, este es el principio del reconocimiento del sufrimiento al que están sometidas muchas personas que además de sufrir la patología, cuentan con el desprecio e incomprension del entorno, que cree que se trata de una enfermedad sin importancia y que quién la sufre se queja en exceso”, comenta.

“En contra de lo que se cree normalmente, la migraña no es sólo un dolor de cabeza un poco más fuerte, sino que se trata de una verdadera enfermedad neurológica que, aunque no mata, puede condicionar totalmente la vida del quien la padece y de su entorno familiar. Como en otras patologías, en la migraña, también hay pacientes poco afectados y otros muy severos como los que sufren más de quince crisis al mes” explica Ruiz de la Torre.

A pesar de que la migraña es una enfermedad clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las más discapacitantes, según se extrae del estudio, a un tercio de los encuestados nunca se les había diagnosticado este tipo de cefalea. También se expone que entre los pacientes migrañosos, y debido a la imposibilidad de superar una crisis sin medicación contra el dolor, es frecuente el autoconsumo de fármacos sin indicación médica.

Otra conclusión que se extrae de la encuesta PALM es que los pacientes con migraña consultados no recibían el tratamiento adecuado, por lo que sigue existiendo una necesidad insatisfecha en el tratamiento de esta cefalea. Por ello, existe el reto de un diagnóstico temprano y una terapia efectiva.