Neurología Joven

SEMINARIO DEL COMITÉ AD-HOC DE NEURÓLOGOS JÓVENES EN LA LXII REUNIÓN ANUAL DE LA SEN

Hay mucha vida más allá de la Neurología clínica


Los editores de la revista Neurología animan a los jóvenes a publicar artículos científicos y les enseñan cómo hacerlo

Sandra Melgarejo. Barcelona
Y después de la residencia, ¿qué? Esta es una cuestión que se plantean los residentes de Neurología y el título de una de las mesas del Seminario del Comité AD-HOC de Neurólogos Jóvenes de la Sociedad Española de Neurología (SEN), moderada por Manuel Murie, vocal de Neurólogos Jóvenes de la SEN, y celebrada durante la LXII Reunión Anual. En ella, seis neurólogos han hablado sobre sus experiencias en distintos ámbitos profesionales relacionados con la especialidad.

La primera ha sido Gemma Más, neuróloga en el Hospital comarcal San Francesc de Borja de Gandía (Alicante). “Trabajar en un hospital comarcal no significa trabajar en un hospital pequeño, ni en un lugar abandonado e inhóspito”, ha afirmado Más. “Tampoco es verdad que las patologías estén en los hospitales grandes, sino que hay un elevado número de pacientes y gran variedad de diagnósticos. En los hospitales comarcales existe la posibilidad de hacer consultas monográficas, los pacientes ingresados son siempre atendidos por neurólogos, se realizan técnicas, como la toxina botulínica o la neurosonología, y se investiga”, ha destacado.

JPEG - 229 KB
Gemma Más, Javier Ros, Jaume Sastre, Manuel Murie, Salvador Sierra, Juan Lahuerta y Miguel Moya.

Asimismo, la neuróloga ha comentado que el especialista “ha de estar preparado para todo porque muy pocos pacientes se derivan a los hospitales de referencia”. “Se lleva a cabo una Neurología global, no general, que exige un gran conocimiento de los procedimientos y tratamientos, ya sean casos sencillos o complejos. Además, los otros especialistas están muy a mano, lo que promueve relaciones muy enriquecedoras, y la relación con los pacientes se basa en la confianza y la accesibilidad”, ha explicado.

Por su parte, Javier Ros, neurólogo del Hospital da Guarda de Portugal, ha ofrecido la visión del neurólogo español en el extranjero. En el caso de Portugal, los especialistas en Neurología “no llegan a 500 y faltan neurólogos, sobre todo en los hospitales comarcales”. La formación de un especialista en el país vecino dura cinco años y el acceso a subespecialidades, algo que en España no existe, consta de dos años. “Al terminar, la plaza está garantizada”, ha asegurado.

Investigación e industria farmacéutica

Salvador Sierra es neurólogo desde hace cinco meses e investigador del centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra desde hace dos. En su caso, tuvo “un mentor” que le atrajo hacia la carrera investigadora, ya que “durante los programas formativos hay pocas oportunidades de investigar”, y eligió el CIMA porque es “un centro de investigación reconocido, con vinculación a un centro médico y a uno universitario, el ideal de investigación traslacional”.

Precisamente, el neurólogo Miguel Ángel Moya, fue becario clínico en Neurobiología del Párkinson en la Universidad de Navarra. Entre los aspectos positivos, ha destacado que “se aprende a trabajar en un equipo multidisciplinar, lo que es muy enriquecedor”. Sin embargo, la situación económica “es una limitación muy importante a la hora de meterse en la investigación básica o de seguir”. Aún así, Moya ha roto una lanza a favor de los investigadores básicos, porque “gracias a su sacrificio los clínicos tienen los conocimientos y las herramientas para mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

JPEG - 115.5 KB
Eduardo Martínez Vila, Jorge Matías-Guiu y Eduard Tolosa.

Por último, Juan Lahuerta, director médico de Enfermedades Infecciosas y Neurociencias de GlaxoSmithKline (GSK), ha hablado sobre su experiencia en la industria farmacéutica. “Los neurólogos estamos muy bien formados, no sólo en Neurología, tenemos una formación en Medicina Interna que nos hace muy polivalentes”, ha indicado. “Detrás de los fármacos que empleamos hay profesionales que dedican su tiempo e interés en que estos sean eficaces y seguros. La Medicina farmacéutica es una forma peculiar de ejercer la Medicina, pero que tiene una repercusión muy amplia”, ha comentado.

Jaume Sastre, miembro del Comité de Docencia y Acreditación de la SEN, ha cerrado la mesa, afirmando que “todos estos caminos son de ida y vuelta, la decisión no tiene por qué ser irreversible”. Sastre ha hecho hincapié en “la necesidad de actualizar los conocimientos, un ámbito en el que la SEN hace un esfuerzo para ofrecer un marco de capacitación y favorecer que los neurólogos puedan formarse”.

Cómo escribir un artículo científico

La otra mesa del Seminario del Comité AD-HOC de Neurólogos Jóvenes de la SEN ha versado sobre cómo escribir un artículo científico. En ella, Eduardo Martínez Vila, jefe del Servicio de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra y editor de la revista Neurología de 2005 a 2007, ha afirmado que “vale la pena publicar, también durante la residencia, algo que se debería fomentar”.

Eduard Tolosa, consultor sénior del Servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona, ha recomendado a los neurólogos jóvenes que tengan siempre un artículo propio en marcha. “Si quieres ser considerado como un experto en algo, una buena vía es publicar de forma mantenida; aunque algunos artículos vayan a parar a revistas de pacientes o revistas científicas de poco impacto, también es satisfactorio”, ha indicado.

En la misma línea se ha expresado Jorge Matías-Guiu, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y actual editor de la revista Neurología, quien ha dicho que “es importante mandar artículos para el aprendizaje, ya que el objetivo del revisor de la publicación es aumentar la calidad del artículo y formar al autor”.