Actualidad

GUILLERMO IZQUIERDO, PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD ANDALUZA DE NEUROLOGÍA

“El futuro del tratamiento de la esclerosis múltiple es muy esperanzador”


A las nuevas terapias se une el desarrollo de un test que identificaría la predisposición a los riesgos asociados a natalizumab

Sandra Melgarejo. Barcelona
Según Guillermo Izquierdo, presidente de la Sociedad Andaluza de Neurología (SAN) y neurólogo del Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla, “el futuro del tratamiento de la esclerosis múltiple es muy esperanzador, ya se puede hablar de nuevas moléculas y hay muchas posibilidades de nuevas terapias a medio plazo”. Izquierdo ha participado en el simposio satélite ‘Juntos creamos el futuro de la esclerosis múltiple’, organizado por Biogen Idec en el marco de la LXII Reunión Anual de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

JPEG - 79.8 KB
Guillermo Izquierdo y Celia Oreja-Guevara.

Uno de los tratamientos que llegarán a nuestro país en el primer semestre del año que viene es fampridina, “el primer medicamento sintomático que mejora la movilidad de los pacientes”, como ha explicado Celia Oreja-Guevara, coordinadora del Grupo de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN y neuróloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid. “El fármaco bloquea los canales del potasio y tres estudios han demostrado que los pacientes que responden bien al medicamento caminan mejor”, ha detallado.

Por otro lado, la neuróloga ha asegurado que “el año que viene llegarán otros tratamientos orales que, aunque no tienen la misma eficacia que natalizumab, son otra opción para el paciente”. Este fármaco de segunda generación, que forma parte del arsenal terapéutico de la esclerosis múltiple desde hace tres años, ha disminuido la actividad inflamatoria en más del 95 por ciento de los pacientes tratados.

Sin embargo, “cuanto más se avanza hacia la eficacia, más aumentan los riesgos”, ha recordado Izquierdo. Para optimizar el tratamiento y minimizar el peligro, está en marcha un estudio cuyos datos apoyan la potencial utilidad clínica de un test que detecta los anticuerpos anti-virus JCV en el plasma humano. La detección de estos anticuerpos puede constituir un medio para segmentar pacientes con esclerosis múltiple que están reciben natalizumab, en grupos de mayor o menor riesgo de desarrollar leucoencefalopatía multifocal progresiva.

“Si queremos tratar a los pacientes de forma eficaz hay que asumir riesgos. Por muy grave que sea el efecto secundario, el beneficio es muy alto, por lo que hay que hacer un balance del riesgo-beneficio”, ha comentado Oreja-Guevara, quien ha añadido que, por experiencia propia, “todos los grupos que estudian a pacientes con esclerosis múltiple van confirmando en la práctica diaria los resultados de efectividad de natalizumab”.

La importancia de las unidades multidisciplinares

“Los afectados por esclerosis múltiple han mejorado, pero no sólo por los tratamientos. Se han creado unidades multidisciplinares donde se hace un control de todos los problemas asociados a la enfermedad, con expertos en cada campo”, ha destacado Guillermo Izquierdo. En este sentido, Celia Oreja-Guevara ha recalcado que las unidades multidisciplinares “realmente mejoran mucho la situación del paciente”, aunque ha lamentado que “muchas veces no se quiera reconocer a nivel oficial”.