En Primera Persona

BLANCA FUENTES Y MARÍA GUTIÉRREZ, CURSO SOBRE HERRAMIENTAS EN INVESTIGACIÓN TRASLACIONAL NEUROVASCULAR

Unir la visión clínica y la básica favorece los avances en ictus


Se están investigando líneas de trabajo y tratamientos que siguen la vía de la reparación cerebral

Sandra Melgarejo / Vídeo: Pablo Eguizabal. Madrid
El Servicio de Neurología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y el Instituto de Investigación del centro, el IdiPAZ, han desarrollado el curso ‘Herramientas en Investigación Traslacional Neurovascular: Infarto Cerebral’. Según una de sus organizadoras, Blanca Fuentes, coordinadora de la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología de La Paz, el objetivo de este encuentro ha sido “tratar todo lo disponible en este momento en investigación en enfermedad cerebrovascular, desde las herramientas de laboratorio hasta los estudios clínicos, con la idea de hacer una aproximación a las bases y los métodos de la investigación traslacional”.

En opinión de Fuentes, “durante muchos años, los investigadores básicos y los clínicos han ido por caminos separados. Este es uno de los motivos por los que, concretamente en isquemia cerebral, muchos fármacos que habían demostrado ser eficaces en modelos animales, han sido un fracaso en la clínica. Unir las dos visiones, la clínica y la básica, permite identificar puntos comunes en la fisiopatología de la isquemia cerebral y en la investigación, evitar las discrepancias y, así, favorecer el desarrollo de nuevos fármacos”.

La coordinadora de la Unidad de Ictus explica que es “la primera vez que se hace este curso en La Paz, dentro de la Red de Investigación Cooperativa Neurovascular (Renevas). Ha habido ediciones anteriores orientadas hacia unos objetivos y unos temarios diferentes”. Como organizadora, asegura que, “dentro de la complejidad que tiene la colaboración entre clínicos e investigadores básicos”, poner en marcha el curso ha sido “relativamente fácil” porque partían de “una estructura colaborativa en la que se trabaja de forma conjunta”.

La otra organizadora, María Gutiérrez, coordinadora del Laboratorio de Neurociencia y Cerebrovascular de La Paz, comenta que la jornada “ha estado dirigida tanto a básicos como a clínicos”. En este sentido, Fuentes destaca que, durante el curso, “los clínicos muestran lo que necesitan que se investigue y aprenden las herramientas que disponen en los laboratorios para poder dar ideas al investigador básico sobre las líneas que se pueden seguir o, incluso, para identificar nuevas moléculas”.

“Se trata de buscar la metodología para poder estudiar todos los mecanismos que están involucrados en la fisiopatología de la isquemia cerebral: qué modelos experimentales hay para probar diferentes estrategias terapéuticas como fase previa a los estudios en humanos, la metodología de análisis de imagen, las terapias que se proponen en el tratamiento del infarto cerebral y los mecanismos de protección y reparación”, detalla Gutiérrez.

La coordinadora de la Unidad de Ictus de La Paz indica que, durante mucho tiempo, “la investigación se ha centrado en la protección de la neurona en la fase aguda del infarto cerebral, olvidando que no sólo se mueren neuronas sino, también, otras células cerebrales. Ahora se está estudiando la posibilidad de reparar y regenerar la unión neurovascular, a través de la neurogénesis, la angiogénesis y la sinaptogénesis. Se están desarrollando nuevas líneas de trabajo y posibles nuevos tratamientos en esa vía de reparación cerebral estimulando la propia plasticidad que tiene el cerebro”.

Aunque Blanca Fuentes reconoce que “la gestión de la investigación de los hospitales es un tema que todavía está en pañales”, afirma que en La Paz tienen “la suerte de tener un Instituto de Investigación, el Idipaz, y un Servicio de Neurología muy activo en investigación clínica. El Servicio de Neurología dispone de laboratorio de investigación básica experimental e investigación clínica, y las personas interesadas en la investigación clínica pueden desarrollarla en el marco de su propia actividad asistencial. Un investigador clínico también tiene que ver pacientes, si no, se pierde la perspectiva”.

La reparación cerebral

La ponencia de María Gutiérrez en el marco del curso ‘Herramientas en Investigación Traslacional Neurovascular: Infarto Cerebral’, ha girado en torno a la estimulación de la reparación cerebral tras infarto. “La mayor parte de los fármacos protectores utilizados en los modelos experimentales habían obtenido resultados positivos, pero fracasaban cuando se pasaban a la clínica. Lo que ocurre es que no solamente tenemos que salvar a la neurona sino que, como diana de actuación, debemos proteger la unidad neurovascular, donde podemos actuar a través de la terapia celular o con la aportación de los factores tróficos. Estas dos alternativas potenciarían una serie de mecanismos endógenos que tiene el propio cerebro y que, probablemente, pueden proteger y reparar la unidad neurovascular”, explica.

Por su parte, Blanca Fuentes ha revisado “las fases que hay que seguir al aplicar un método científico, partiendo de la observación de los hechos, que es lo que lleva a elaborar una hipótesis de trabajo que, posteriormente, se confirma con nuevos estudios observacionales o con estudios de intervención terapéutica”. Después, su intervención se ha centrado en el desarrollo de un fármaco y ha planteado, desde un punto de vista clínico, “qué limitaciones y obstáculos hay a la hora de desarrollar un proyecto de investigación, aspectos éticos y aspectos de diseño, y cómo en ocasiones no es posible hacer un ensayo clínico para comprobar determinadas hipótesis, pero sí continuar con estudios observacionales para ampliar el conocimientos de la enfermedad, de los factores pronósticos o del beneficio de los distintos tratamientos”.