Actualidad

Investigadores de la Clínica Mayo de FloridA (ESTADOS UNIDOS)

Descubren un gen que protege contra la demencia en personas con alto riesgo


Si se conoce cómo actúa la variante del TMEM106B se podría abrir una nueva vía para el desarrollo de un agente protector

Redacción. Madrid
Investigadores de la Clínica Mayo de Florida, en Estados Unidos, han detectado un gen que puede ser suficiente para contrarrestar el efecto de una mutación genética que predispone la aparición de un tipo particular de demencia conocida como degeneración lobular frontotemporal (DLFT). El estudio ha sido publicado en la revista Neurology.

JPEG - 57.2 KB
Rosa Rademakers.

La implicación de la mutación de la proteína progranulina en el desarrollo de esta dolencia ya se había identificado en estudios previos, si bien en esta ocasión se ha observado que cuando estos pacientes también heredan dos copias de una variante específica del gen TMEM106B se retrasa la aparición de la enfermedad e incluso no llega a desarrollarse.

“Este fue un hallazgo inesperado, pero muy emocionante porque sugiere que si se conoce cómo actúa esta variante del TMEM106B se podría abrir una nueva vía para el desarrollo de un agente que protege contra esta demencia”, ha explicado la autora del estudio, la neurocientífica Rosa Rademakers.

El estudio ha dado continuidad a los primeros hallazgos realizados por la Universidad de Pensylvania (Estados Unidos), que ya apuntaban que la presencia de este gen podía ser determinante para impedir la aparición de esta dolencia.

Para ello, analizaron el genoma de un nuevo grupo de pacientes para identificar la variante del TMEM106B, incluyendo 82 pacientes con mutaciones de la progranulina y otros 562 sin mutación.

Así, encontraron que los individuos con una mutación progranulina que también hereda dos copias del alelo protector TMEM106B no desarrollan esta demencia “o lo hacen a una edad mucho más tarde de lo habitual, que normalmente es en torno a los 60 años”, explica Rademakers.

De hecho, según explican los investigadores, “es probable que la TMEM106B afecte los niveles de progranulina y, por lo tanto, que trabaje específicamente en personas con la mutación de esta proteína”, para lo que proponen también estudiar los niveles en el cerebro a fin de confirmar esta relación.