Neurología autonómica

PARA TRATAR LESIONES CEREBRALES Y RAQUÍDEAS

Neurocirugía del Hospital Universitario de Canarias incorpora dos técnicas mínimamente invasivas


La neuroendoscopia permite el acceso rápido a través de pequeños orificios y la neuronavegación impliaca una mayor calidad y seguridad

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Canarias ha incorporado dos nuevas técnicas recientemente a su cartera de servicios: la neuroendoscopia y la neuronavegación, para el uso en cirugías mínimamente invasivas de tratamiento de las lesiones cerebrales y raquídeas.

JPEG - 97.3 KB
Hospital Universitario de Canarias.

La neuroendoscopia permite el acceso rápido tanto a los ventrículos cerebrales como a diversas estructuras de la base craneal a través de pequeños orificios en el cráneo. Con el uso de una mínima incisión y un trepano pueden realizarse intervenciones en las zonas profundas del cerebro minimizando las probabilidades de dañar al paciente y teniendo, por lo tanto, menos complicaciones.

Además, a través de esta técnica se pueden intervenir los denominados tumores de base de cráneo, de manera que lo que anteriormente suponía cirugías muy complejas, con grandes incisiones y postoperatorios muy largos, se simplifica con el uso de la neuroendoscopia. Algunas de las indicaciones de esta técnica son las hidrocefalias, los tumores intraventriculares, los quistes y cirugía hipofisaria

Por su parte, la neuronavegación es un sistema técnico muy sofisticado de ayuda en las intervenciones neuroquirúrgicas y útil tanto para las operaciones sobre el cerebro como sobre la columna vertebral.

Consiste fundamentalmente en un procedimiento mediante el cual un complejo sistema informático es capaz, durante el propio tiempo quirúrgico, de detectar la posición y la forma en el espacio, tanto real como virtual en una pantalla interactiva, de los tumores o lesiones cerebrales que se van a tratar, así como de las estructuras anatómicas circundantes.

Esto, que solamente precisa de la realización de un scanner o una resonancia magnética previa al paciente, permite al cirujano localizar y extirpar con más facilidad cualquier lesión cerebral sin dañar las estructuras situadas en sus cercanías.

La aplicación de la neuronavegación implica una mayor calidad en las intervenciones neuroquirúrgicas y, sobre todo, mayor seguridad para el paciente, facilitando tanto la planificación como la realización de las citadas operaciones.

Puede resultar efectiva también en otros tipos de cirugía: epilepsia, hidrocefalias, neuroendoscopias de todo tipo, neurocirugía infantil, colocación de diversos implantes, tanto cerebrales como en la columna vertebral y catéteres para distintas enfermedades, entre otros.

Además, es muy útil desde el punto de vista de la docencia, facilitando el aprendizaje de la anatomía y la cirugía tanto cerebral como raquídea a los médicos residentes en formación y a los estudiantes de Medicina. Es aplicable a muchos campos de la investigación biomédica y neurocientífica, permitiendo el acceso preciso a casi cualquier estructura anatómica dentro del cráneo o la columna vertebral y facilitando los desarrollos tecnológicos futuros.