Actualidad

COMBINA UNA PUNCIÓN LUMBAR Y UN ESCÁNER CEREBRAL

Desarrollan un nuevo método para diagnosticar precozmente el alzheimer


Los investigadores creen que sus sospechas se confirmarán en el futuro, lo que permitiría probar medicamentos para retrasar o prevenir la demencia

Redacción. Madrid
Investigadores del Instituto de Neurología del University College de Londres (Reino Unido) han descubierto una nueva forma de predecir la aparición del Alzheimer antes de que aparezcan los síntomas, combinando una punción lumbar con un escáner cerebral, según un estudio publicado en la revista Annals of Neurology.

Actualmente no existe una prueba que sirva para diagnosticar precozmente este tipo de demencia, lo que conlleva que en la mayoría de casos la detección de la enfermedad se produzca cuando la enfermedad ya está avanzada.

Por ello, en un intento por revertir la situación, estos investigadores trataron de realizar un doble control basado en la contracción del cerebro y los bajos niveles de una proteína llamada beta-amiloide en el líquido cefalorraquídeo (LCR) que baña el cerebro y la médula espinal.

De hecho, es conocido que el alzheimer produce una pérdida de volumen cerebral y una inusual acumulación de amiloide en el cerebro, lo que significa menos amiloide en el líquido cefalorraquídeo, de ahí que si se analizaban estos cambios, se podría ofrecer una forma de detectar mucho antes la enfermedad.

Para confirmar esto reclutaron a 105 voluntarios sanos para someterse a una serie de exámenes, incluyendo varias punciones lumbares para verificar sus niveles de la proteína en el líquido cefalorraquídeo y varias resonancias magnéticas para calcular la contracción del cerebro.

De este modo, los resultados revelaron que los cerebros de los individuos normales con bajos niveles de beta-amiloide en el líquido cefalorraquídeo (38 por ciento del grupo) se contrajeron el doble de rápido que el otro grupo.

Además, se evidenció que esas personas eran cinco veces más propensas a poseer el gen de riesgo APOE4 y que tenían niveles más altos de tau, otra proteína también culpable del alzheimer.

Aunque es demasiado pronto para saber si alguno de los voluntarios desarrollará la enfermedad de Alzheimer, los investigadores creen que sus sospechas se confirmarán en el futuro, lo que permitiría a los médicos probar medicamentos que podrían ser beneficiosos para retrasar o prevenir la demencia.